Cómo generar abundancia a través de la gratitud

rel="canonical"

Cómo generar abundancia a través de la gratitud

Disfrutar del presente para mejorar el futuro

La gratitud es conectarte con todo lo bueno que te está sucediendo. Reconocer todo lo bueno que recibes en tu vida y valorar el apoyo que te dan otras personas.

Agradecer es enfocarnos en todo lo bueno que tenemos y sentir alegría por ello. Agradecer genera emociones positivas. Proporciona felicidad tanto a quien la da como a quien la recibe. La palabra GRACIAS tiene una alta vibración y es una de las más importantes expresiones de amor.

Cuando agradeces sientes que tienes abundancia, sientes que recibes. Cuando te agradecen sientes que has hecho bien.

Agradecer constantemente es vivir en el presente. En el momento en que comienzas a agradecer, enfocas tu mente en lo positivo y la alejas de los pensamientos negativos.

La gratitud es la forma de atraer más cosas buenas y situaciones por las que puedas estar agradecido a tu vida.

Tú eliges: te enfocas en lo que te gusta para así disfrutarlo y atraer más de lo mismo, o eliges quedarte en la queja y el victimismo…

La gratitud es mucho más que una emoción, puesto que puede ser también una tendencia a ver lo bueno que nos trae la vida, una actitud.

Para estar agradecidos por algo, primero tenemos que darnos cuenta de que lo tenemos y es importante. Pero a menudo damos por sentado las cosas buenas que tenemos y nos centramos más en las que no tenemos o en las cosas malas que hay en nuestras vidas y lo mucho que deseamos librarnos de ellas.

Los efectos positivos de la gratitud:

La gratitud puede expresarse de diversas formas. Puedes sentirte agradecido muchas veces a lo largo del día por las pequeñas cosas que te suceden, aunque sea encontrar aparcamiento con facilidad, tener un buen día en el trabajo, que tus hijos pongan la mesa sin pelearse o que florezca una planta en tu balcón.

También puedes expresar gratitud a los demás, no solo por hacerte algún favor, sino tan solo por ser parte de tu vida, escuchar tus problemas o apoyarte cuando tienes un mal día.

¿Cómo podemos aumentar nuestra gratitud?

Veamos algunos ejemplos:

  1. Piensa en algún momento de tu vida por el que puedas sentirte agradecido: el día en que nació un hijo o nieto, conseguiste un trabajo, te prepararon una fiesta sorpresa,… Intenta recordar con todo detalle ese momento: donde estabas, qué personas había, si hacía frío o calor, olores,… ¿qué emociones te trae este recuerdo? Revívelas.

  2. Utiliza un diario de gratitud, donde escribes cada día todas las cosas buenas que te han pasado, por pequeñas que sean. Esto hace que tu atención se centre más en lo positivo de tu día a día y te ayuda a ser consciente de las cosas por las que puedes estar agradecido.

  3. Escribe una carta de gratitud a una persona a quien te sientas agradecido por algo. No es necesario que envíes esa carta, aunque enviarla o dársela a esa persona puede aumentar los efectos positivos.

  4. Busca una persona con la que practicar la gratitud. Consiste en ponerte de acuerdo con alguien para contaros las cosas buenas que os suceden. Cada uno debe procurar escuchar al otro y sentir su alegría y gratitud, compartiéndola y alegrándose por la otra persona.

  5. Expresa gratitud a los demás. Exprésales directamente tu agradecimiento por lo que hacen por ti, sus detalles, su amabilidad, o el efecto que tienen en tu vida.

  6. Concéntrate en el sentimiento de gratitud y trata de evocarlo. Piensa en algo por lo que te sientes muy agradecido y cuando aparezca ese sentimiento de gratitud, concéntrate en él, siéntelo plenamente durante un rato, deja que invada todo tu ser e imprégnate de ello. Acostúmbrate a evocarlo de este modo, para sentirlo con frecuencia durante el día.

Recuerda que puedes ir caminando por la calle y estar experimentando ese sentimiento de gratitud solo por caminar al aire libre, porque hace sol o porque llueve, porque tienes a alguien importante en tu vida, por cualquier cosa, porque mientras lo estés sintiendo serás más feliz, te sentirás mejor (contigo mismo, con los demás y con el mundo a tu alrededor) y estarás atrayendo más de eso a tu vida.

Haz del agradecimiento un ritual. Levantarte cada mañana dando gracias te dará entusiasmo para comenzar el día. Comienza por agradecer cada detalle en tu vida y las personas que te rodean. Agradece hasta las dificultades porque te ayudan a conocerte más y a crecer. Agradece las virtudes de otros porque te enriquece y fortalece la relación.

Agradece todo lo que has recibido en tu vida hasta ahora. Lo que estás recibiendo hoy y todo lo que está por llegar a tu vida para que se manifieste.

Da las gracias por tu existencia y te sentirás vivo. Da las gracias por todo lo que tienes y te sentirás abundante.

¿Qué agradeces hoy en tu vida?

 

Imprimir