Meditación - ¿A qué lado de los zapatos has dejado el paraguas?

Meditación - ¿A qué lado de los zapatos has dejado el paraguas?

Un discípulo vino a ver a Ikkyu. El discípulo ya llevaba cierto tiempo practicando. Estaba lloviendo y, al entrar, dejó los zapatos y el paraguas fuera. Después de presentar sus respetos, el maestro le preguntó a qué lado de los zapatos había dejado el paraguas. 

Ahora bien, ¿qué tipo de pregunta es esa...? uno no espera que los maestros pregunten tonterías...; más bien esperan que hablen de Dios, el despertar del Kundalini, de la apertura de los chakras. Uno pregunta cosas ocultas, esotéricas. Pero Ikkyu hizo una pregunta muy ordinaria. El maestro preguntó a qué lado de los zapatos había dejado el paraguas. Ahora bien ¿Qué tiene que ver los zapatos con la espiritualidad? 

Pero hay algo tremendamente valioso en ella, esta pregunta tiene sentido. El discípulo no podía recordar !a quién le importa donde se dejan los zapatos y de qué lado se deja el paraguas, si a la izquierda o la derecha. ¿Quién presta atención a los paraguas? ¿Quién piensa en los zapatos?¿Quién es tan cuidadoso? 

Pero eso fue suficiente. El discípulo fue rechazado. Ikkyu le dijo:

_Ve y medita 7 años más.

_¿7 años? _ dijo el discípulo_¿por esta pequeña falta?

Ikkyu respondió:

_Esto no es una pequeña falta. Las faltas no son pequeñas ni grandes, simplemente no estás viviendo meditativamente, eso es todo. Ve, medita 7 años más y después vuelve. 

Este es un mensaje esencial: sé cuidadoso, cuidadoso con todo. Y no establezcas distinciones entre las cosas: esto es trivial y lo otro espiritual. Depende de ti. Presta atención, sé cuidadoso. No prestes atención, no seas cuidadoso, y todo se convertirá en profano.

 

Haz las pequeñas cosas de tu vida con una conciencia relajada. Mientras comas, come totalmente: mastica totalmente, saborea totalmente, huele totalmente. Toca el pan, siente la textura. Huele el pan, huele el sabor. Mastícalo, deja que se disuelva en tu ser y permanece consciente; entonces estás meditando. Y entonces la meditación no está separada de la vida.

Cuando la meditación está separada de la vida algo va mal. Entonces uno empieza a pensar en ir a un monasterio o una cueva en el Himalaya. Entonces uno quiere escapar de la vida, porque la vida parece distraernos de la meditación.

La vida no es una distracción, la vida es la ocasión de meditar.

 

¿A qué lado de los zapatos has dejado el paraguas?

 

Enseñanzas y parábolas para la renovación - Osho

Imprimir Correo electrónico

Recibe nuestras Noticias

Introduce tu nombre y email recibirás artículos, ejercicios y nuestras actividades. :O)
Estoy de acuerdo con el Términos y Condiciones
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.